Los árboles juegan un papel esencial en la conservación del medio ambiente. El Día del Árbol, 28 de junio, es una fecha que nos recuerda la importancia de proteger las superficies arboladas como una forma de asegurar que la vida en nuestro planeta siga siendo posible.

Debemos diferenciar este Día del Árbol con el 21 de marzo, Día Internacional de los Bosques, otra fecha para destacar el valor de los árboles y bosques y concienciarnos de la necesidad de preservar las áreas forestales.

Los árboles juegan un papel fundamental en la conservación del medio ambiente:

  • Liberan el oxígeno y transforman el dióxido de carbono (CO2) en biomasa, reduciendo el efecto invernadero.
  • Son reguladores de los ciclos hidrológicos contribuyendo a evitar inundaciones.
  • Previenen la erosión de los suelos, favoreciendo el desarrollo de la agricultura.
  • Constituyen el hábitat de especies de plantas, aves, mamíferos, reptiles y anfibios.
  • Contribuyen a regular el clima, reduciendo los efectos del cambio climático generado principalmente por el hombre.
  • Son una fuente de materia prima para la elaboración de medicinas, alimentos, papel, combustible (madera y carbón), fibras y otros materiales naturales como corcho, resinas y caucho.

Nuestra región mediterránea está identificada como una de las regiones europeas con mayor vulnerabilidad frente al cambio climático.

Las inundaciones, los incendios forestales y los deslizamientos de tierras están entre los fenómenos que mayores daños causan, tanto en vidas humanas como económicos. En los tres casos, es evidente la relación con la presencia o ausencia de árboles.

El olivo, un árbol singular.

El escritor romano de origen gaditano, Columela, lo nombró “el primero de todos los árboles” en su obra De re rustica, escrita en el año 42 d.C.. A lo largo de la historia el olivo se ha convertido en un árbol legendario al estar presente en el crecimiento de la cultura grecorromana.

Aunque presente en los cinco continentes, con unos 850 millones de ejemplares según el Consejo Oleícola Internacional (COI), alrededor del 99% se encuentra localizado en la cuenca medite­rránea, especialmente en España, Italia, Grecia, Portugal y Turquía.

El olivo contribuye de forma significativa al desarrollo sostenible de estos países y a la conservación de sus recursos naturales. Por ejemplo, el CO2 que retiene durante el ciclo de cultivo es mayor que la cantidad de gases de efecto invernadero que emite a la atmósfera durante el proceso de elaboración del aceite de oliva.

En la antigüedad se le consideraba inmortal porque es una planta perenne, que destaca por su resistencia a la sequía y a las altas temperaturas, presentando una gran robustez y longevidad. De hecho, aún se conservan ejemplares milenarios, ya que si sus ramas enferman surgen nuevos brotes que le permiten sobrevivir.

 

Con el objeto de dar respuesta a las demandas de nuestros clientes y partners de ámbito nacional e internacional, ampliamos la familia de latas. con un nuevo formato. Se trata de una versión pequeña, contenido 1 litro, de la referencia OLEOESTEPA SELECCIÓN, ya disponible en las referencias de 2,5 y 5 litros. Se trata de un formato adaptado también al mercado internacional ya que su contenido se muestra en dos idiomas, español e inglés.

El aceite de oliva virgen extra OLEOESTEPA SELECCIÓN es un coupage (mezcla) a partir de las principales variedades cultivadas en la comarca de la Denominación de Origen Estepa, recolectadas de forma temprana y extracción en frío, destacando por su gran versatilidad para tomar en crudo y repostería.

Para celebrar su presentación se ha lanzado una oferta especial hasta el 30 de mayo de 2022 a través de tienda online pasando temporalmente su PVP a 6,99 €, un euro menos que su precio estándar. Promoción que viene a sumarse a la gratuidad de los gastos de envíos cuando el importe de compra supera los 50 euros en el ámbito peninsular.

Puedes acceder a la tienda pinchando aquí.

Es sabido que el olivo se extendió gracias a los fenicios por las riberas del Mar Mediterráneo y llegó a Andalucía en el siglo VII a.C.. Sin embargo, no fue hasta el siglo II a. C. cuando los romanos hicieron del cultivo del olivar en la actual comarca de la Denominación de Origen Estepa una de las principales producciones agrícolas, llegando a conseguir que nuestro aceite fuera conocido y apreciado por todo el Mediterráneo.

Ya por entonces el aceite de oliva era el sustituto ideal de las grasas animales, multiplicándose sus usos a medida que se iban conociendo sus virtudes: desde la alimentación hasta productos para la higiene, para la iluminación, para la elaboración de pomadas y ungüentos, y también como elemento sagrado y purificador en actos religiosos.

De esta manera, su elaboración y consumo se propagó entre la población de la época y fue pasando de generación en generación hasta la actualidad, cuando el proyecto cooperativo de Oleoestepa, formado por más de siete mil familias olivareras comprometidas con la excelencia y sostenibilidad, es reconocido en todo el mundo.

Con este nuevo estuche Oleoestepa busca valorizar nuestro rico patrimonio cultural. Sirva de ejemplo la imponente Colección Museográfica de Casariche que acoge parte de los mosaicos extraídos en la Villa Romana de «El Alcaparral» entre los que destaca la pieza “El Juicio de Paris”. Hallada en una lujosa villa romana emplazada en la comarca, representa la escena que remite a los orígenes de la legendaria Guerra de Troya, el fallo del Príncipe Paris quien elige a Venus como la diosa más bella, después de que ésta ganara su voluntad ofreciéndole el amor de la princesa Helena.

Imágenes de la Colección Museográfica de Casariche

Asimismo, pretende divulgar la tradición milenaria de toda una comarca compuesta por quince municipios en los que el olivar no es sólo un cultivo, sino también una cultura y una forma de vida.

Para el diseño de este estuche se ha contado con la inestimable colaboración de la Colección Museográfica del Mosaico Romano de Casariche, cediendo los derechos de reproducción de parte de mosaicos romanos pertenecientes a dicha colección.


Más información y compra: https://bit.ly/3PgKDks

 

La cooperativa de segundo grado Oleoestepa SCA ha renovado su presencia como proveedor oficial del programa de cocina Comételo de Canal Sur TV, dirigido y presentado por el popular cocinero Enrique Sánchez.

Con éste son ya diez los años de colaboración con el programa televisivo de referencia en la televisión andaluza como defensor y divulgador de la cultura gastronómica andaluza. Durante este periodo el programa ha ido creciendo en audiencia situándose como líder en su franja de emisión de 20 a 21 horas de lunes a viernes, con una audiencia media de unos 275.000 espectadores por programa.

El acuerdo de colaboración como proveedor oficial del programa contempla la presencia destacada del producto en el espacio y uso en la elaboración de los platos que lo precise, así como menciones divulgativas sobre el aceite de oliva virgen extra en general y los valores diferenciales de la cooperativa Oleoestepa.

Esta nueva temporada se inicia la última semana de septiembre y finaliza en junio de 2022 con la entrada de la programación especial de verano de esta la cadena televisiva regional, lo que supone la emisión de un total de 200 programas.

 

 

Con motivo de la feria Organic Food Iberia, el evento más grande de la Península Ibérica para profesionales del sector ecológico, que tiene lugar los días 8 y 9 de septiembre en Madrid, la cooperativa de segundo grado Oleoestepa, productora líder en calidad de aceite de oliva virgen extra, presenta al mercado el primer aceite de oliva virgen extra ecológico envasado en una botella elaborada en un 100% por plástico reciclado (rPET) procedente de otras botellas. Esta innovación se presenta en su formato de 1 litro destinado al gran consumo, con el objetivo de responder a la demanda creciente de aceites de oliva virgen extra ecológico por un consumidor muy sensibilizado medioambientalmente. Este lanzamiento viene a sumarse a la referencia ya disponible comercialmente con aceite de oliva virgen extra de producción integrada también en envase de plástico 100% reciclado.

Desde sus inicios la cooperativa Oleoestepa nació comprometida con la excelencia, la sostenibilidad y la innovación. El aceite de oliva virgen extra producido en sus 19 almazaras asociadas es fruto de técnicas agronómicas y productivas respetuosas con el medioambiente. Ahora, con la nueva botella de aceite de oliva virgen extra ecológico 1 litro 100% R-PET Oleoestepa da un paso más allá logrando un producto totalmente sostenible, por dentro y por fuera.

Este envase pionero en el sector del aceite de oliva se enmarca en el compromiso de la cooperativa Oleoestepa de que todas sus botellas sean de materiales reciclados, apostando por dar una segunda vida a los plásticos. De este modo, Oleoestepa da respuesta a las exigencias establecidas en el programa de Responsabilidad Social Corporativa, siendo la primera empresa del sector oleícola en contar con una certificación AENOR IQNetSR-10 de su gestión.

Oleoestepa sigue trabajando para incrementar cada vez más la cuota de plástico reciclado en su gama de gran consumo, tanto en producción ecológica como integrada, para lo cual ya hay otros formatos en fase de desarrollo, experimentación y validación. Como ejemplo del impacto medioambiental que supone esta innovación, para la elaboración de esta botella se precisa el reciclado de 3 botellas de plástico usado.

Visto que los envases de PET bien gestionados pueden volver a ser un recurso, es más necesario que nunca la creación de un mercado secundario de pet reciclado (rPET) capaz de satisfacer en cantidad y calidad la demanda del sector alimentario. Por ello Oleoestepa pone en paralelo una campaña de sensibilización para darle a los plásticos una nueva vida. Devolver al mercado los plásticos usados es una labor que nos compete a todos como ciudadanos, contribuyendo al cuidado del medio ambiente a través de proyectos sostenibles como la nueva botella R-PET de Oleoestepa.

Esta labor diaria de reciclaje en los hogares es una pieza básica en la economía circular, que aboga por la optimización de los materiales y residuos, alargando su vida útil. De este modo se huye del actual sistema lineal de ‘usar y tirar’ y se apuesta por otro respetuoso con el medio ambiente y basado en la prevención, la reutilización, reparación y reciclaje. Este modelo permite extender la vida útil de los productos y dotarlos de una segunda vida.

 

En las últimas semanas ha saltado a la palestra informativa la lucha del sector del aceite de oliva contra el sistema de etiquetado Nutri-Score.

El Gobierno de España anunció hace dos años su disposición a adoptar esta suerte de semáforo nutricional durante el primer trimestre de este año. De momento es un modelo voluntario, pero el Gobierno ha advertido de que «es muy probable que pase a ser obligatorio en el futuro» a escala comunitaria.

Desde un primer momento, este sistema suscitó una gran polémica ya que esta catalogación no posicionaba bien al aceite de oliva y lo equipara al de otras grasas menos beneficiosas.

En estos momentos parece que el Ministerio de Consumo ha decidido excluirlo del semáforo nutricional europeo (Nutri-Score) cuya implementación está previsto este año. Sin embargo, esta exclusión tampoco termina de convencer al sector, ya que podría generar confusión en el consumidor ante la sospecha de que el resto de los productos alimenticios llevaran su información nutricional, mientras los aceites de oliva no la mostraran. Es evidente que no es suficiente, por lo que el sector continúa insistiendo en la necesidad de otorgar al aceite de oliva virgen extra y virgen la máxima calificación: el verde oscuro. 

 

Repercusión en otros países

Nutri-Score ya está implantado en países europeos como Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Austria o Portugal, países muchos de ellos, grandes consumidores de aceites de oliva españoles. Estos países no están por la labor de acometer determinados cambios. De hecho, la excepción del aceite no impedirá que más allá de las fronteras españolas el aceite pueda ser etiquetado con una mala nota, repercutiendo negativamente en sus perspectivas de consumo.

 

¿Es necesario implantar un sistema como Nutri-Score?

Es una realidad que para una gran mayoría de consumidores la información nutricional obligatoria presente en los alimentos es incomprensible, o bien se presta a frecuentes a malinterpretaciones. El Ministerio de Consumo considera que la inclusión de un sistema como Nutri-Score supondría un valor añadido para el consumidor medio permitiéndole comprender mejor el valor nutricional de cada producto. La gran ventaja del Nutri-Score consistiría en ofrecer una única nota (no cinco) que se concretaría en el conocido logotipo Nutri-Score, consistente en cinco colores (del verde oscuro al rojo) asociados cada uno de ellos a una letra, categorías de la A a la E respectivamente y de mejor a peor calidad nutricional.

 

¿Cómo funciona el sistema Nutri-Score?

La idea general del algoritmo es relativamente sencilla, aunque luego hay excepciones y particularidades varias. La nota Nutri-Score es mejor cuantos menos puntos se obtienen en el algoritmo, y es peor cuantos más puntos.

Suman puntos los aspectos negativos como la cantidad de calorías, azúcares, grasas saturadas y sal; mientras que restan puntos los contenidos beneficiosos, como el porcentaje de frutas o verduras empleado para obtener el producto, así como su aporte de fibra, vitaminas y proteínas.

En conclusión, esa única nota para cada producto supone que si estamos ante una A o una B se trata de un alimento saludable, mientras que una D o una E nos deberían poner en alerta. La finalidad última consiste en facilitar un resumen visual del valor nutricional del producto.

 

¿Por qué el semáforo nutricional Nutri-Score da una mala nota al aceite de oliva virgen extra?

Una de las claves de la discusión es que la herramienta penaliza a los productos con un único ingrediente, como el aceite de oliva, la leche, la miel o los huevos. Además, Nutri-Score no discrimina los productos de una misma categoría según su valor nutriente, de tal forma que el aceite de colza o el de nuez reciben la misma nota (C) que el de oliva, a pesar que este último contiene una proporción mucho mayor de ácido oleico, un componente beneficioso para la salud cardiovascular.

Nutri-Score realiza las valoraciones entre productos pertenecientes a una misma categoría o entre alimentos pertenecientes a familias diferentes, que suelen compartir espacios en las estanterías de los supermercados: yogures comparados a postres lácteos o cereales del desayuno comparados a galletas, bollería industrial o panes industriales. En el caso del aceite de oliva, lo compara entre las diferentes grasas, y obtiene una baja calificación por su contenido en calorías, grasas totales y grasas saturadas. De este modo, se da la paradoja que este producto básico de nuestra dieta mediterránea obtiene una nota peor que algunos productos ultraprocesados.

Otro motivo de crítica es la medida empleada para catalogar el producto, de 100 gramos o mililitros, lo que penaliza a productos de un solo ingrediente, como el aceite de oliva, pues el algoritmo no tiene en cuenta la calidad de la grasa. Por el contrario, beneficia a alimentos ultraprocesados cuyas raciones superan esa cantidad y compensan el alto contenido de azúcar con otro tipo de propiedades que, según lamentan muchos nutricionistas, no contribuyen a una mejor alimentación. De hecho, los alimentos frescos, los más saludables, ni siquiera pasan por este sistema de etiquetado.

Otra importante debilidad es que no es un sistema transparente, ya que uno de los elementos que se valoran en el algoritmo es la proporción concreta de “frutas y hortalizas, legumbres y frutos secos”, algo que con el único acceso a la lista de ingredientes y a la tabla de información nutricional es imposible conocer.

En definitiva, es evidente que el consumidor precisa de un sistema más claro y comprensible para determinar si un producto es más o menos saludable, pero también que el sistema de medición Nutri-Score, cuya implantación está prevista en breve, tiene importantes lagunas a solventar. Las redes sociales han servido una vez más como altavoz de las voces más críticas con este nuevo sistema.

Subir